El Comité Cerezo México surge a raíz de la detención, tortura y encierro de los hermanos Alejandro, Héctor y Antonio Cerezo Contreras en penales de alta seguridad en México. Inició como un colectivo de trabajo solidario y voluntario integrado por sus hermanos Francisco y Emiliana Cerezo Contreras y amigos de los presos de conciencia. Actualmente se dedica a la defensa y promoción de los Derechos Humanos de víctimas de la represión por motivos políticos en México. El Comité hace un trabajo fuerte de documentación de violaciones de derechos humanos, incluso aquellas cometidas contra personas defensoras, produciendo informes y análisis de alta calidad. La organización se ha transformado en un actor de referencia en la capacitación de individuos y la sociedad civil en materia de derechos humanos, documentación de violaciones y seguridad. Integrantes del Comité han sido víctimas de hostigamiento y amenazas, y sobrevivido la tortura y encarcelamiento injusto. Debido a varios episodios de hostigamientos y amenazas contra Francisco y Emiliana, PBI empezó a acompañar al Comité en el 2002. Los miembros del Comité Cerezo continúan siendo hostigados y amenazados. Por su situación de riesgo, en el 2006 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas cautelares a favor de Francisco, Alejandro y Emiliana. El trabajo del Comité Cerezo fue reconocido en 2012 con el Premio Alemán de la Paz de Aquisgrán.