Español

El 19 de junio 2017 se cumplió un año del “Operativo Oaxaca” por parte de elementos de la Policía Estatal y Policía Federal, sucedido en Nochixtlán y en cuatro municipios más. Según lo registran distintos organismos, durante ese operativo se desarrollaron una serie de hechos violentos que ocasionaron la muerte de 8 personas y cientos de heridos, así como el daño psicológico a docenas de ciudadanas y ciudadanos, de niños y niñas.

En un comunicado conjunto la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), informaron de un recorrido conjunto en Nochixtlán, donde condenaron los hechos ocurridos, haciendo un llamado a las autoridades federales y estatales a retomar el diálogo con las víctimas, a cumplir con una investigación exhaustiva y a proveer garantías de no repetición.

En abril de este año el titular de la DDHPO, Arturo Peimbert Calvo, recalcó que la falta de avances en la investigación favorece la impunidad y alienta las agresiones a las víctimas, a familiares de las personas fallecidas y a sus defensores que siguen siendo objeto de agresiones y hostigamiento.

La situación de inseguridad que enfrentan las victimas de los hechos violentos ocurridos en Nochixtlán fueron también el tema de la reunión que se realizó en Oaxaca el 25 de mayo, en la sede de la DDHPO, entre Jan Jarab, el Representante de la ONU-DH, y el Comité de Víctimas por la Verdad y Justicia.

El 26 de junio, durante la presentación del folleto de trabajo “Recuperar la Dignidad frente a la Tortura”, realizado en el marco del Día Internacional en apoyo a victimas de tortura, y que contó con la presencia del testimonio de victimas de tortura, Codigo DH– organización acompañada por PBI – recordó la importancia que el caso no quede en la impunidad y compartió un comunicado a un año de los hechos.

En el proceso de Nochixtlán Codigo DH brinda asesoría legal y apoyo psicosocial a las personas detenidas en el panteón en el día del Operativo Oaxaca, y que son denunciantes de tortura.