Español

Desde hace más de una década, en la Sierra Norte de Puebla, comunidades totonacas luchan por la supervivencia de sus tradiciones y la defensa de su territorio. En enero de este año, ganaron una batalla judicial importante en contra de la construcción de un proyecto de represa, cuando el Ayuntamiento local revocó los permisos de construcción de la obra Puebla 1 por graves ilegalidades en los procesos administrativos.

En febrero del año pasado, PBI-México acompañó, en la Sierra Norte de Puebla, a Félix Zurita, documentalista español, a grabar unas imágenes sobre la situación que viven las personas defensoras de su tierra, territorio y el medioambiente de las comunidades de San Mateo Tlacotepec, Altica y San Felipe Tepatlán.

Esas imágenes hacen parte del video ¨La Sangre de la Tierra¨, una producción de la Fundación Luciérnaga, que documenta tres procesos de resistencia a represas hidroeléctricas, en tres países de Mesoamérica, México, Guatemala y Honduras. Las personas defensoras que forman parte de estos movimientos de resistencia han sido atacadas, amenazadas y criminalizadas por su resistencia activa en contra de la imposición de proyectos económicos en sus territorios. PBI es testigo del preocupante aumento de estos tipos de ataques en contra de personas defensoras en la región.

Durante el mes de Septiembre del año pasado se proyectó una versión corta del video titulado “Hij@s del aguaen varios espacios de México, y en particular enun evento organizado por el Instituto Mexicano para el Desarollo Comunitario A.C. (IMDEC) y el Centro de Análisis e Investigación (Fundar), que acompañan a las comunidades en el proceso jurídico, con la presencia de la Secretaría de Cultura y la Secretaría de Pueblos Indígenas del Gobierno de Puebla. Jan Jarab, representante del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU mandó un video expresando su apoyo a las comunidades en sus luchas para defender su territorio.

Este caso empezó en 2009, cuando unas autoridades otorgan los permisos de construcción de la represa para el Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1 que pretende realizarse en el río Ajajalpan. La empresa que construyerá el proyecto se llama Comexhidro, y la electricidad producida está exclusivamente destinada a sus socios que son Wal-Mart de México, Operadora Vips y Suburbia Estudios realizados por entidades autónomas mencionan los graves impactos sobre el medio ambiente que podría generar la construcción de la obra, como la disminución en la calidad del agua, la destrucción y reducción del hábitat de especies y de los ecosistemas ribereños, el aislamiento de las poblaciones de peces por efecto barrera, la generación de gases de efecto invernadero y proliferación de insectos transmisores de enfermedades.

En enero de este año, el Ayuntamiento de Ahuacatlán (autoridad local) determinó cancelar los permisos de cambio de uso de suelo y de construcción para el proyecto hidroeléctrico, debido a graves ilegalidades cometidas por administraciones pasadas, entre ellas, la falsificación del logotipo y del sello oficial.